Si en la primera Revolución Industrial, uno de los objetivos fue la sustitución de la mano de obra por máquinas, con la aparición de la máquina de vapor, con la presencia de la mecanización y  el uso de la energía hidráulica. Esta primera fue desencadenante de una  segunda que consistió en la producción en cadena de montaje y la  electricidad.

La tercera fue la antesala de esta cuarta revolución que estamos viviendo, jugando un papel importante la automatización, y las TIC’s (tecnologías de la información y de la comunicación).

Esta cuarta revolución, que somos testigos y partícipes, consiste en la coordinación digital, en el Internet de las cosas, en sistemas y procesos enlazados-coordinados y en tiempo real  junto con una evolución de la robótica. 

Una revolución sujeta a la organización de procesos y medios de producción, basados en la recogida, digitalización y seguridad del dato.

Dos palabras y dos operaciones clave: tecnología y conectividad

La tecnología nos ofrece la facilidad de realizar  operaciones diarias que hoy en día consideramos cotidianas, como compartir vídeos, presentaciones mientras estamos en una videoconferencia; actualizar, realizar, completar cualquier documento editándolo a tiempo real, dando igual en el lugar y hora que se esté, realizar operaciones bancarias, mantener un control financiero, económico, elaborar agendas … sincronización en tiempo real.

La revolución digital abarca mucho más, debido a la posibilidad de acceder a unos  instrumentos o herramientas:

  • Cloud Computing, almacenamiento de aplicaciones, servicios, datos. Donde lo que más importa es la confidencialidad, la seguridad y la propiedad. 
  • Big Data, su eje es el tratamiento de la información, la velocidad de su transmisión y su planteamiento de uso.
  • Redes sociales, nos permite compartir, difundir, intercambiar y  tomar parte de información que nos interesa, que nos enseña, que apoyamos…
  • Impresoras 3D, la impresión 3D es uno de los elementos fundamentales de la industria 4.0, estas nuevas tecnologías modifican a gran velocidad las formas de producción de la industria. Y esta modificación de producción implica una transformación humana a la hora del rendimiento y resultados.
  • Además de IoT (Internet de las cosas) papel fundamental en la Industria 4.0, donde se alcanza el grado más alto de conexión.

La cuarta revolución industrial, es la economía de los datos.

Y el dato es riqueza, por ello es necesario saber cómo gestionarlo, cuidarlo y custodiarlo.

Esto se lleva con el manejo de ERP adecuados a la naturaleza de la empresa, a su ámbito y logros, al ser conocedores de los protocolos, normas y actuaciones del cuidado del dato, de su protección y defensa.

Saber elegir qué tipo de almacenamiento digital es el apropiado (público / privado/ híbrido o mixto)

Ser expertos en el manejo de la transmisión de los datos, de como gestionarlos. Tener claro, las competencias y el flujo de transferencia de información que administramos, a la hora de manejar los datos.

Evaluar y examinar que herramientas digitales son aptas en relación al ámbito de la empresa y su sector, como su nivel de plantilla (participación, involucración, formación…)

Qué se quiere conseguir, que se quiere hacer.

El éxito para lograrlo es ESTAR CONECTADOS, SER EQUIPO

Dos palabras y dos pilares: digitalización y sostenibilidad

Somos conscientes  que somos partícipes y testigos de esta cuarta revolución,  la cual abarca desde nuestro hogar, nuestra vida personal hasta la más grande empresa y el transcurso laboral y profesional de su plantilla. Por esto, la satisfacción de las necesidades de hoy, no deben frenar ni perjudicar la capacidad de las generaciones próximas y las más futuras.

Por consiguiente, debemos garantizar el equilibrio entre economía-medio ambiente – bienestar social.

La digitalización exige una gran cantidad de uso (consumo) energético, que es necesario sustituirlo por energías renovables, para que este proceso sea sostenible.

Una idea constante y uno de los pilares que UNAYTA defiende y aplica en sus procesos y productos.

En determinado artículos que hemos leído y consultado sobre sostenibilidad ambiental, esto se convierte en  un bucle.  Ya que la energía renovable requiere de sistemas digitalizados para su generación, transmisión, almacenamiento y uso efectivos.

¿Cómo podemos ayudar a esa sostenibilidad?  ¡Generando una economía circular!

  • Reducir residuos y protección del medio ambiente. Si la reutilización no es posible, la recuperación o reciclado para evitar la fabricación, sería la otra opción.
  • Uso racional de la tecnología para garantizar la larga vida de los aparatos.
  • Utilización de aparatos reacondicionados a personas que tienen dificultades de acceso a la tecnología para reducir la brecha digital.

Para aumentar la sostenibilidad, UNAYTA ofrece determinados servicios que ayudan al Planeta a respirar, a seguir vivo, igual que a nuestros clientes, respirar en su entorno laboral,  aumentando espacio de documentación (DIGITALIZACIÓN)  y ahorrando tiempo en la búsqueda y recuperación de la información (GESTIÓN DOCUMENTAL) contenida en los documentos que se genera.

Eliminando aquella documentación no informativa o que ya ha caducado su fin informativo o de testimonio (DESTRUCCIÓN DOCUMENTAL CERTIFICADA)

Todos nuestros servicios siguen las pautas, medidas, normas adecuadas y actuales que avalan que nuestro trabajo sea correcto y perfecto, con un fin: conseguir aumentar el grado de eficiencia de nuestro cliente.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)